Hoy por hoy, llamar la atención en comunicación es tremendamente difícil, estamos expuestos a más de 15.000 estímulos de Marketing y Publicidad diariamente, destacar y llamar la atención es complejo.

La atención es un proceso psicológico básico e indispensable para el procesamiento de la información de cualquier modalidad (imágenes, palabras, sonidos, olores, etc.) y para la realización de cualquier actividad. Su función es seleccionar del entorno los estímulos que son relevantes para llevar a cabo una acción y alcanzar unos objetivos (Ríos-Lago et al., 2007).

Todo esto parte por nuestro foco, existen 2 tipos de foco:

1 Foco: Top-down attention o atención de arriba a abajo. Eres consciente de cómo quieres usar tu atención o estás trasladando tu atención de forma voluntaria

2 Foco: Cuando trasladas tu atención de forma involuntaria, a eso se conoce como “bottom-up attention” o atención de abajo a arriba. No eres consciente de cómo se desvió tu atención, pero tu cerebro se encargó que fuera un proceso tan preciso que logras identificar un estímulo.

No te ha pasado que caminas mirando el celular, un pésimo hábito, te acercas a la cuneta para cruzar la calle y ves un movimiento rápido a lo lejos, te frenas de golpe y diriges tu mirada a un auto, que está a varios metros tuyo, pero aun así tu atención fue modificada de forma involuntaria para preservar tu vida.

La atención humana dura en silos de entre 7 y 10 minutos por tema.

Existen distintos tipos de atención:

Arousal o estado de alerta

Es la capacidad de estar despierto y en estado de alerta. Es la activación fisiológica del organismo. Se trata de una respuesta de activación primaria. Se despierta ante un estímulo relevante, atractivo, novedoso o ante una situación de peligro.

Atención focalizada

Habilidad para enfocar la atención a un estímulo visual, auditivo o táctil. No se valora el tiempo de fijación al estímulo, sino la capacidad de redirigir el foco atencional hacia el estímulo esperado.

Atención sostenida:

Es la capacidad de mantener una respuesta de forma consistente durante un período de tiempo prolongado. Se divide en dos subcomponentes: vigilancia cuando la tarea es de detección de un estímulo y concentración cuando se refiere a otras tareas cognitivas. La atención sostenida se relaciona de manera directa con la memoria de trabajo especialmente en tareas que implican el uso de información de forma activa en la mente.

Atención selectiva:

Es la capacidad para seleccionar, de entre varias posibles, la información relevante a procesar, inhibiendo la atención a unos estímulos mientras se atiende a otros.

Atención alternante:

Es la capacidad que permite cambiar el foco de atención entre tareas que implica requerimientos cognitivos diferentes, controlando qué información es procesada en cada momento. Las alteraciones de este nivel impiden alternar la atención entre varias fuentes estimulares no siendo capaces de de intercalar la atención cuando debemos de prestar atención a más de un estímulo.

Atención dividida:

Capacidad para atender a dos cosas al mismo tiempo. Es la capacidad de realizar la selección de más de una información a la vez o de más de un proceso o esquema de acción simultáneamente.

Para captar la Atención debemos:

Escrito por Miguel Angel Ruiz Silva, Director General de Agencia Mars y Experto en Consumer Neuroscience o Neuromarketing

roulette222 uk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *